Paseo de las Delicias, 30, 28045 Madrid
686821634
caribe@viajesnualal.com

Túnez

Viajar a Túnez

El espejismo del sueño oriental.

Un viaje a Túnez es un viaje por una historia de más de tres mil años. Las huellas de fenicios, cartagineses, romanos, bizantinos, turcos o españoles van apareciendo conforme se recorren las diferentes zonas del país. Descubra su gente hospitalaria, excelentes playas de arenas blancas y aguas transparentes, clima moderado, verdes valles abundantes en flores, encantadores oasis con refrescantes palmerales, doradas dunas, deliciosos dátiles, cautivadora artesanía o excitantes travesías por un inconmensurable desierto en el que se pueden oír los latidos del silencio.

Los Tunecinos

Los tunecinos tienen reputación de ser los habitantes más amables y hospitalarios del Magreb. Túnez, crisol de civilizaciones y tierra marcada por las invasiones, presentas múltiples influencias, y la falta de una identidad palpable se ve compensada una apertura y un gusto por la tolerancia poco habituales. Es corriente que alguien le invite a comer un cuscús casero o a participar en una fiesta familiar. Podrían, incluso, invitarle a una boda tradicional, aunque esto es algo más común en el sur. Siempre se trata mejor al huésped que al dueño de la casa y la hospitalidad puede llegar a hacerle sentir incómodo.

Circuito Cultura

Desde

850€

Desierto y Playa

Desde

795€

Túnez

Desde

625€

Es solo una pequeña parte de la inmensidad horizontal del norte de África, pero Túnez tiene una historia y una belleza natural tan diversas que son dignas de un país mucho amor.

Con una costa mediterránea y arenosa con olor a jazmín, brisa marina y pescado siempre fresco, Túnez es sinónimo de sol, arena y mar. Más allá de la playa hay un país emocionante en el que conviven culturas diferentes, paisajes extremos, litorales boscosos en el norte y el mar de arena del Sahara en el Sur.

La Medina

La palabra «medina» designa a la ciudad árabe tradicional. Suele estar rodeada de murallas y el único acceso son puertas que antaño permanecían cerradas durante las noches del mucho viento. También se cerraban los viernes por miedo a un ataque sorpresa durante la oración. Tras franquear las murallas se accede a un laberinto de estrechos callejones que a veces no tienen salida. La Gran Mezquita, que ocupa el centro de la ciudad, está rodeada de nobles zocos y madrazas. En ocasiones, los zocos están cubiertos por bóvedas de cañón, lo que acentúa aún más el aspecto de hormiguero que presentan estas callejuelas rebosantes de actividad.  

El Jazmín

El jazmín, flor emblemática de Túnez, le acompañara durante todo el viaje. Fue importada por los andalusíes en el s. XVI y hoy es una parte integral de la cultura de Túnez. Cuando cae la noche los vendedores montan sus puestos callejeros y se dedican a confeccionar delicados ramilletes que aportaran un perfume embriagador a sus veladas. Estos momentos de felicidad sólo les costaran unos dinares. Ándese con ojo: algunos timadores intentaran venderle como jazmín flores de azahar, cuya fragancia es mucho menos sutil. El ramo cambia según la región. En Túnez y en las ciudades costeras cercanas se juntan unas treinta flores y se atan con un hijo coloreado que tendrá que retirar si quiere que el ramo desprenda toda su fragancia. 

Llámenos O Escríbanos

Estamos Encantados De Ayudarte

  • Lunes - Jueves : 10:00 - 19:00
  • Viernes : 10:00 - 17:00
A %d blogueros les gusta esto: