Paseo de las Delicias, 30, 28045 Madrid
686821634
caribe@viajesnualal.com

SI VISITAS REPÚBLICA DOMINICANA NO PUEDES PERDERTE SAMANÁ

SI VISITAS REPÚBLICA DOMINICANA NO PUEDES PERDERTE SAMANÁ

Si eres uno de aquellos que elige como destino turístico República Dominicana, enhorabuena. Has de saber que es el destino mayoritario elegido por los españoles. Pero si lo que quieres es no perderte la esencia de esta paradisíaca isla, conviene que, al menos, antes de emprender tu viajes, sepas de la existencia de «Samaná«.

Desde mi punto de vista, se trata de uno de los parajes que mayor impacto pueden ocasionar en el viajero, ya que, se trata de algo así como de una isla dentro de otra isla. Y es que Samaná es, principalmente, una península. Además, bajo ese nombre se conoce popularmente su capital y, oficialmente, una de las 32 provincias de la República Dominicana.

Si el impacto cultural para con el conjunto de la isla caribeña ya es, de por sí, impresionante, desde el punto de vista del ajetreado corazón occidental, Samaná es, si cabe, todavía más diferente. Y es que la profunda paz interior que desprenden sus habitantes, sólo comparable al eterno sonido del vaivén de las olas, bastará para asegurarte un descanso a buen seguro merecido. A la generosidad de sus vecinos se suma la tranquilidad de la península y de su ciudad, ya que, a diferencia de otros destinos del entorno, como Cuba o Haití, esta isla es completamente segura, y desplazarse por ella, sumamente asequible a través, por ejemplo, del servicio de alquiler de coche.

Con este u otro medio de transporte, podrás observar uno de los principales polos turísticos del país, consistente en la observación de las ballenas jorobadas. Se trata, en general, de una región verde y salvaje, no masificada, donde visitar playas vírgenes, como la de las flechas, primera tierra americana en ser avistada por Cristóbal Colón.

Tampoco te puedes perder la semi virgen playa Rincón o las frías aguas dulces de Laguna de Caño Frío, cuya desembocadura en el mar atlántico, al atardecer, te trasladará casi a los inmemoriales tiempos de la conquista.

Pero será el Parque Natural de los Haitises, el que te traslade más lejos si cabe. Tanto como a la época de los dinosaurios. Tanto es así que parte de la famosa saga de películas «Jurasic Park», se rodó en este paraje. Es de suponer que, su oscarizado director, pensó que el planeta debía ser algo parecido a lo que se refleja en su paisaje. La cascada del Limón, la paradisíaca Isla Bacardí o la cascada Lulú, te harán sentirte un aventurero en un remoto punto de la selva Amazonas. No en vano, para acceder hasta algunos de sus remotos rincones, conviene estudiar previamente las rutas, a las que fácilmente puedes acceder bien a través de internet, en las agencias de viajes, ya mediante la infinita generosidad de sus lugareños.

Quienes, por otra parte, parecen encontrarse siempre orgullosos de mostrar al viajero su privilegiado hábitat. Y es que con esta península sucede algo así como aquello que dicen los psicólogos que ocurre con deportes como la escalada. Es decir, que nos conectan con una parte instintiva profunda que nunca perdimos pero sí tenemos olvidada y, sin embargo, que tan necesaria se hace para la vida.

Así sucede con la península de Samaná. No se la pierdan.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: